Noti-Deporte: Gabe Jaramillo define a Carlos Alcaraz

Cuando Pete Sampras se retiró en 2002, había acumulado la impresionante cifra de 14 títulos de Grand Slam, a pesar de no haber ganado nunca el Abierto de Francia. En aquel momento, este logro parecía insuperable. Recuerdo que hablé con Pete y le expresé mi convicción de que nadie podría repetir su hazaña. Sin embargo, Pete me recordó humildemente que los récords están para batirlos y que algún día alguien superaría sus logros en todas las superficies.

Ese momento llegó con las extraordinarias carreras de Novak Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer. Djokovic ha conquistado 24 títulos de Grand Slam, Nadal 22 y Federer 20. Todos ellos han superado a Sampras. No sólo superaron a Sampras, sino que redefinieron la grandeza de este deporte. Cuando estos gigantes del tenis empezaron a retirarse, prevaleció la preocupación de que el tenis podría pasar apuros sin esas estrellas imponentes. Sin embargo, la realidad ha sido diferente. Ha surgido una nueva generación de atletas que sigue sorprendiéndonos con sus extraordinarias habilidades y sus jugadas aparentemente imposibles.

Jóvenes jugadores como Carlos Alcaraz, Jannik Sinner, Holger Rune y Ben Shelton, todos ellos menores de 23 años, están a la cabeza. Estos jóvenes talentos no sólo están siguiendo los pasos de leyendas como Sampras, sino que también están estableciendo nuevos estándares. La era de los «Tres Grandes» -Federer, Nadal y Djokovic- nos ha dejado recuerdos inolvidables y ha ampliado significativamente el atractivo del tenis, llevando este deporte a hogares donde nunca antes se había visto. Debemos mucho a estas leyendas y a sus predecesores, como Andre Agassi, que llevó el tenis al mundo del espectáculo con sus relaciones amorosas de alto nivel.

El tenis sigue gozando de un público fiel y entusiasta. Hoy, jugadores como Alcaraz cautivan a los aficionados de todo el mundo con su versatilidad y estilos únicos. A diferencia de sus predecesores, cada uno conocido por un estilo distinto -el saque y volea de Sampras, el dominio de la línea de fondo de Nadal, el juego en toda la pista de Federer y el agresivo juego de fondo de Djokovic-, Alcaraz está reescribiendo el libro de jugadas. Es el único jugador de la historia que destaca en todos los estilos simultáneamente. En un momento está jugando muy por detrás de la línea de fondo, y al siguiente está en la red ejecutando una volea impecable. Su capacidad de adaptación y su dominio de todos los aspectos del juego hacen casi imposible que sus rivales diseñen una estrategia ganadora contra él.

El toque de Alcaraz, combinado con sus potentes golpes, sus implacables voleas de swing y su exquisito juego en la red, le distinguen. Su capacidad para cambiar de ritmo y variar la altura de los golpes añade otra capa de complejidad a su juego, lo que le convierte en un rival formidable. Ningún otro jugador en la historia ha manejado un arsenal tan completo.

¿Superará Carlos Alcaraz todos los récords de Djokovic? Sólo el tiempo lo dirá. Posee el talento físico y cognitivo necesario, pero mantener su posición en la cima exigirá una mejora continua y resistencia. Los factores intangibles -pasión, evitar las lesiones, dedicación, gestión del tiempo, automotivación- desempeñarán papeles cruciales. Estos son los factores que hicieron que leyendas como Bjorn Borg y Sampras se alejaran finalmente del deporte.

Como aficionado, espero egoístamente que Alcaraz siga encantándonos con su extraordinario tenis durante muchos años. Su juego es una mezcla de sabiduría y magia que promete un futuro apasionante a este deporte.

Texto: Gabe Jaramillo

Ver fuente