Noti-Deporte: Jasmine Paolini cuenta cómo se enteró que podía jugar bien en hierba

Primera italiana de toda la historia en pisar las semifinales de Wimbledon en categoría individual. Ya solo por esto merece la pena hablar de Jasmine Paolini, una mujer que está viviendo un sueño esta temporada. Tras quedar subcampeona en Roland Garros, la de 28 años afrontaba esta gira de hierba sin ninguna expectativa, una superficie donde jamás había ganado un partido. ¿Y qué pasó? Semifinales en Eastbourne y, de momento, mismo resultado en Wimbledon. Un relato increíble para la chica de la eterna sonrisa, más feliz que nunca tras vencer ayer a Emma Navarro y acceder a la penúltima ronda del cuadro.

Feliz con su última victoria

“Me siento genial, creo que hoy jugué un partido realmente bueno, sin errores, prácticamente un partido perfecto. Había trabajado mucho en lo que tenía que desarrollar hoy sobre la pista, por algún motivo todo funcionó de maravilla, sin equivocarme en ningún momento. Traté de golpear la pelota con fuerza si no ella iba a controlar el punto. Me encuentro fenomenal, muy feliz de estar por primera vez en semifinales de Wimbledon”.

Rivalidad con Emma Navarro

“Siempre es duro jugar contra ella, sobre todo mentalmente me suele costar mucho. Me encanta como juega, esa es la verdad, en los tres últimos encuentros que disputamos pasé por auténticos problemas. Me estuve repitiendo a mí misma que solo era una coincidencia, que el de hoy sería un partido diferente, en una superficie diferente, así que solo traté de ser más agresiva. Creo que he jugado un partido muy, muy bueno”.

Su relación con la hierba

“Tal vez no me había dado cuenta antes, pero mi entrenador siempre había dicho que tenía las condiciones para jugar bien aquí, aunque no le creía demasiado. En los dos últimos años me tocó jugar en primera ronda aquí contra Petra Kvitova, así que tuve muy difícil creer en esa posibilidad. Lo cierto es que en Eastbourne ya me sentí muy bien, estaba golpeando muy bien la pelota en esta superficie, moviéndome bien. Me decía todo el rato a mí misma: ‘Pues es agradable jugar en hierba, puedes jugar bien’. Eso sí, jamás podía esperar hacer semifinales aquí. Mi entrenador me repitió muchas veces en Eastbourne que podía hacerlo bien en hierba, pero yo no le creía, los primeros días allí no fueron fáciles, ya que tuve que adaptarme tras varios meses compitiendo en tierra batida. Partido a partido fui sintiéndome mejor, hasta el momento actual donde estoy disfrutando de la hierba”.

Donna Vekic en semifinales

“Creo que ella sirve muy bien, es una jugadora que pelea por cada pelota, pero yo también soy otra que lucha por cada bola. No sé, veo que me estoy moviendo muy bien sobre hierba. Aunque reconozco que hoy me ayudó mucho la manera en la que jugué con la derecha. Es un golpe que me lleva funcionando todo el torneo, así que espero que contra Donna siga todo igual. Ella está sacando muy bien, así que seguro que será importante restar bien ese día, además de hacerla correr. Aquí en hierba las claves suelen ser siempre las mismas: servir bien y restar bien, además de intentar controlar cada punto”.

Adaptación a la superficie

“No tuve que cambiar nada, lo único que tienes que adaptarme a la hora de moverte es el hecho de ir con cuidado para no resbalarte. De hecho, recuerdo que en el primer partido me caí, no es nada fácil moverse en hierba, siempre tienes que ajustar un poco. Incluso ahora al final es un poco diferente, con la hierba mucho más seca desde la línea de base. Puedo decir que ahora mismo me siento bien moviéndome, también me encuentro mucho más segura”.

Ver fuente